+
Reportajes
El aire acondicionado y las patologías respiratorias ¿Amigos o enemigos?
El verano y las patologías respiratorias
El ejercicio físico también se puede realizar en casa
Un plan sencillo de alimentación contra la obesidad infantil
Información fiable y de calidad para hacer frente al virus del Ébola
Comer en familia: hijos más saludables y con mejores notas
Esos molestos enemigos llamados piojos
Todo lo que deberías saber sobre la Hepatitis C
Una relación saludable con las TIC
Mitos sobre lo difícil que es dejar el tabaco
Usuarios responsables, medicamentos eficaces
Volver a la rutina
Empiezan las preguntas sobre….SEXO!!!!
Que lo raro no sea también desconocido
Lo que hay que saber sobre la psoriasis
Loca agenda de Navidad
El poder de los consumidores
El deseo de ser madre
Un paso hacia el buen humor
Comer sano en el trabajo
Sabor Mediterráneo
Un verano sano y seguro en familia
Combatir el calor está en tus manos
¿Pueden los móviles provocar cáncer?
Desayuna como un rey
Cómo reaccionar frente a las alergias
¿Entendemos las etiquetas?
Un arcoiris en tu plato
La salud de los viajeros
+
Noticias
 
 
   Actualidad
 / 
Reportajes
 
+  

Un paso hacia el buen humor

  ¿Quieres compartir esta información?

Un paso hacia el buen humor

Ser activ@ es, ante todo, disfrutar de una actividad agradable que te ponga de buen humor y te aporte vitalidad, a la vez que mejore tu estado de salud. ¿La palabra “ejercicio” te sugiere fastidiosas sesiones de jogging o sufridas flexiones? Si tu respuesta es afirmativa... ¡Ya es hora de cambiar! Ejercicio no es, ni debe ser, sinónimo de actividades extenuantes y monotonía. Al contrario, la vida activa te acerca a la diversión y el buen humor. ¡Haz ejercicio para divertirte!
 

Placer para dos


La clave es hacer ejercicio en buena compañía. Hay muchos deportes que se pueden practicar en pareja. Realizar actividades con tu pareja os da la oportunidad de divertiros juntos, reduce el estrés y contribuye a la buena salud de ambos. Además podéis motivaros mutuamente sin sentiros culpables por dedicar ese tiempo a realizar actividad física en lugar de pasarlo con la pareja o familia.

Algunas ideas de actividades para dos personas:
  • Al agua. En la piscina, podéis compartir una calle, en donde además de competir y jugar, podéis relajaros.
  • A clase. Realizar una misma actividad dirigida en el gimnasio puede ser divertido. Incluso podéis compartir una sesión con un entrenador personal. Si tenéis gustos distintos, podéis programar la visita al gimnasio para la misma hora y marchar a casa juntos.
  • Uno contra uno. El squash y el tenis son deportes ideales para dos personas. Si nunca habéis jugado antes, empezad clases juntos. Puede que lo disfrutéis tanto, que una partidita por la tarde se convierta en parte de vuestra rutina de actividad.
  • Vuelve el romance. Quizás os va más la actividad al aire libre. Podéis caminar o hacer footing en un parque o un bonito paraje, montar en bicicleta por el río o el lago, o dar un romántico paseo por la playa.
 

Prueba un deporte en equipo


Un triunfo colectivo es tanto o más gratificante que uno individual. En los deportes de equipo, todos sus integrantes se esfuerzan para lograr un objetivo común, motivándose y exigiendo el máximo rendimiento unos a los otros.

Por esta razón, practicar una actividad física en grupo tiene muchos aspectos positivos y nos puede aportar múltiples beneficios, como más motivación, conciencia de grupo, espíritu de superación y el poder socializar con otras personas.

Algunas propuestas de deportes que se pueden practicar en casi todas las ciudades son:
  • Voleibol. Una red, una pelota ligera y, por lo menos, cuatro jugadores son los elementos indispensables para improvisar un buen partido de voleibol. No importa la superficie, ya que el objetivo es que el balón no llegue a tocar al suelo, y que sólo lo haga en terreno contrario para puntuar. Aunque habitualmente se juega en pistas de suelo firme, una de las modalidades más divertidas es la que se practica sobre la arena. ¿Te atreves con el voley-playa?
  • Fútbol. ¿Quién dice que correr detrás de una pelota es sólo cuestión de hombres? Hasta llegar al máximo nivel, el de la Superliga (femenina), existen en España infinidad de competiciones y torneos de fútbol para ambos sexos. Su popularidad hace que existan infinidad de instalaciones donde practicarlo.
  • Básquet. Posiblemente el segundo deporte colectivo más practicado en nuestro país. Una combinación de técnica individual y esfuerzo colectivo convierten el básquet en una actividad física muy completa que invita a la superación en la cancha.
  • Deportes de raqueta. Quizá el más popular sea el tenis, por la gran difusión de las competiciones profesionales y de sus representantes (¿te suenan las hermanas Williams, o un tal Rafa Nadal?), pero ni mucho menos es el único. El pádel, durante años al alcance de pocos por la escasez de instalaciones, poco a poco se ha ido popularizando y hoy en día tiene muchos adeptos. La poca exigencia técnica y el poder practicarlo con un físico moderado lo convierten en el mejor candidato para iniciarse. No hay que olvidarse del squash, aunque sólo lo recomendamos a personas en buena forma.
 

¿Bailas?


Sólo tienes que elegir tu ritmo: inscríbete a un curso de baile, ve a una discoteca, invita a bailar y acepta cuando te inviten, prepárate para un concurso de bailes de salón o déjate llevar por la música en casa. Algunas alternativas divertidas son el Bollywood, la danza africana o la danza del vientre. ¿Por qué no animarse a probarlos?

El baile es una actividad completa y muy variada, agradable de practicar y excelente para mantener la forma, la flexibilidad y la armonía corporal. Comienza buscando cursos que se realicen cerca de tu casa, en gimnasios, asociaciones o en centros cívicos... ¡Y a la pista!
 

Alternativas al deporte


Si no te gusta hacer deporte, no tienes ganas de practicarlo o te falta tiempo, esto es lo que debes hacer para conseguir un cuerpo sano, flexible y tonificado en su justa medida:
  • Si comienzas a caminar un poco más cada día, sentirás las piernas más ligeras. Da una vuelta a la manzana antes de volver a casa o sal a dar un paseo a la hora de comer. Ya verás lo bien que te sienta y cómo te acostumbras muy pronto.
  • ¿Tu hobby es cocinar? ¡Pues también va a ser tu deporte favorito! Entre comida y comida, coge una lata de conserva en cada mano y un botellín de agua y utilízalos como pesas. Tres series de 10 movimientos cada día es un excelente inicio. ¡Hay que ser creativos! Lo que cuenta es el resultado.
  • ¿Por qué no correr un poco, o caminar rápido, al menos una vez por semana? No para ser más veloz, sino para relajarte. La falta de tiempo comporta a menudo un estrés que es necesario eliminar, sobre todo si conduce al “picoteo” (fenómeno compensatorio probado).
  • Si tienes un MP3, graba en él tus canciones favoritas y escucha música mientras caminas. Verás que al final encontrarás tiempo, sólo por el placer de caminar.
 

Un consejo


Practica el pensamiento positivo. Si empiezas a hacer actividad física con buen ánimo, serás más proclive a ver más las cosas buenas que los inconvenientes. Esta actitud te ayudará a ser más perseverante en tus objetivos. En poco tiempo descubrirás que hacer actividad física, sea un deporte o alguna otra alternativa, es mucho más agradable de lo que creías.

Fecha de creación: 13/10/2011
Redacción: Sandra Marín Casany. Directora de Investigación y Desarrollo de programa de entulínea de Weight Watchers.
Revisión: Dr. Pedro Gargantilla Madera. Médico especialista en Medicina Interna. Adjunto del Servicio de Medicina Interna del Hospital de El Escorial. Profesor de la Universidad Europea de Madrid. Patrono de FUNDADEPS.
Fuente: (1) Recomendaciones mundiales sobre actividad física para la Salud. Organización Mundial de la Salud, 2010. (2) The European Food Information Council (EUFIC): http://www.eufic.org/
 
 
 
 
 
 
 
>  Qué es Salud en Familia   >  Quienes somos    >  Consejo asesor
Diseño web por Factoría de Innovación    © 2011 Fundadeps. Todos los derechos reservados       >  Política de privacidad   >  Política Editorial   >  Publicidad